Cine vs. plataformas streaming: ¿Existe un duelo?

(Por Diego Díaz) Tras el auge de plataformas streaming de entretenimiento audiovisual como Netflix, nos preguntamos si es que existe la posibilidad de que el cine se vea afectado por este nuevo medio.

Image description

“El cine se reinventa constantemente, desde sus inicios como actividad comercial ya aparecieron amenazas, como el surgimiento de la televisión, la videocasetera y la televisión por cable. Si bien se los veía como amenazas, en realidad fueron complementos para el mundo del entretenimiento”, dijo Hansel Biedermann, director de Mediagroup.

El director de la empresa ligada al entretenimiento nos comentó que en el pasado, el cine era muy dependiente de las entradas y en menor medida de las licencias de retransmisión, pero la industria del entretenimiento fue evolucionando y con la aparición del home entertainment (VHS, DVD, Blu-Ray) se fueron complementando y el cine se logró afianzar.

“Al home entertainment se lo puede ver como una competencia del cine, pero hasta cierto punto. Es cierto que existe una tendencia de quedarse a ver una película en casa, pero el cine nunca decayó y fue cambiando su formato, de la misma manera que el home entertainment lo hizo, al pasar del VHS al DVD, luego al Blu-Ray y ahora al streaming”, explicó el Biedermann.

Hansel dijo que si analizamos puntualmente los cambios que tuvo el home entertainment, podemos notar que el videoclub desapareció como negocio por no ser rentable, ya que se tenía que gastar en personal, en infraestructura, requería que el cliente vaya a un local y también corría mucho riesgo de pagar multas. “Hay una reconversión en todos los mercados, formatos e industrias, pero la madre, que es el cine, sigue vigente y alimentando a estas otras plataformas”, sostuvo Biedermann.

Por otro lado, admitió que en el mercado del entretenimiento en Paraguay existe una alta tendencia en el uso del streaming porque el acceso es fácil. Una Smart TV no sale tan cara, el servicio de internet ya no es para unos pocos y eso hace que tranquilamente se pueda ver contenidos audiovisuales online.  

“La gente se queda a ver Netflix en sus casas, pero no dejan de ir al cine. Si bien se disputa el tiempo de la persona que quiere entretenerse, no se compite en lo que se ve. Los estrenos se quieren ver en los cines, se trata de un evento social que no se abandona”, expresó Hansel. Agregó que Netflix –que actualmente cuenta con 130 millones de usuarios pagos en 190 países– es utilizado en mayor medida para ver series y películas originales, que cada vez se producen más e incluso están estrenando películas en los cines.

El entrevistado citó los logros del cine: “En los últimos años –2016 al 2018– la cantidad de pantallas de cine en Paraguay se duplicó, tuvimos el ingreso de una cadena internacional como Cinemark y un gran crecimiento de una cadena nacional como Cines Itaú. En 2017 ingresaron 2 millones de personas al cine, fue la primera vez que se logró esa la cantidad y pensamos que ya estamos muy por arriba de ese número”.

Calidad

En cuanto a la calidad de los cines en nuestro país, Hansel manifestó que si hablamos de tecnología y sonido estamos igual o mejor que los países de la región, porque Paraguay tiene un acceso más económico a la tecnología en relación a sus vecinos y los impuestos que se pagan por importación de equipos electrónicos están muy por debajo de lo pagado en Brasil o Argentina.

“Las escalas también son distintas, acá estamos hablando de una escala de 18 complejos de cine, de los cuales en un año se pudo cambiar la tecnología a digital 3D, ese proceso en Brasil debe de hacerse en 3.000 pantallas, que requiere de una inversión enorme para renovar la industria”, aclaró.  

Biedermann agregó que aquí cualquier sala tiene un sistema de sonido Dolby-Digital 7.1 que no es una norma en otros países. A su criterio, en calidad técnica, sonido, butacas y otras cosas estamos muy avanzados, pero en formatos no tenemos mucha variedad aún.

Precio

“Estamos con precios similares a los que se manejan en la región. Hay países que tienen subvenciones que hacen que el precio sea más barato, como pasa en Colombia. Hay que tener en cuenta que cuando se debía cambiar el formato en el mercado, los grandes estudios dieron créditos a las salas de cine para que puedan cambiar sus equipamientos con el compromiso de que el dinero sería devuelto con parte de la recaudación. Esto no pasó en Paraguay, ya que el cambio se dio genuinamente, no hubo ayuda exterior, cada cine con su propio dinero realizó los cambios”, indicó Hansel, quien dijo que esos créditos otorgados también juegan un papel importante a la hora de fijar los precios de los boletos en Sudamérica.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: